Desentrañar las funciones de la conciencia humana: profundizar en el desarrollo cognitivo

En el océano ilimitado de la conciencia humana , el desarrollo de sus funciones se erige como una maravilla cautivadora. Los científicos, psicólogos y filósofos han estado fascinados con este tema durante siglos. Este artículo es una exploración intelectual de la evolución del desarrollo cognitivo y las funciones de la conciencia en los humanos. Desde el despertar de los sentidos hasta el intrincado ballet de los procesos de pensamiento, sumerjámonos en las profundidades de la conciencia.

Educación de los Sentidos

Despertar sensorial: los componentes básicos de las funciones de la conciencia en el mundo material

Detección

Al nacer, los humanos están expuestos a una variedad de estímulos. Los cinco sentidos (tacto, olfato, gusto, oído y vista) están diseñados para capturar ciertas frecuencias de energía , haciéndolos sensibles a tipos específicos de información.

Descifrando los Sentidos

Con el crecimiento del niño, los sentidos siguen alimentando al cerebro con información más detallada, enriqueciendo el tapiz de la conciencia.

  1. Oír: La audición se convierte en un sentido significativo debido a su papel en la comunicación, fomentando las conexiones sociales y los vínculos afectivos.
  2. Ver: La vista, el sentido más dominante, es crucial para aprender y navegar por el mundo. Se convierte en un contribuyente fundamental para nuestra conciencia, ya que alimenta la mayor parte de la información en nuestro cerebro.
  3. Gusto: El gusto, junto con el olfato, juega un papel fundamental en nuestra supervivencia.
  4. Olfato: sentido del olfato, que está estrechamente relacionado con la memoria y las emociones debido a la conexión directa del sistema olfativo con el sistema límbico del cerebro.
  5. Toque: El tacto es fundamental para nuestra interacción con el mundo, proporcionando información crucial sobre nuestro entorno.

Identificación de Sentido con “Yo”

A medida que un bebé continúa recibiendo información sensorial, hay una identificación gradual de estos sentidos con uno mismo. Por ejemplo, cuando un bebé siente hambre, comienza a asociar la sensación con su propio cuerpo. Con el tiempo, el bebé comienza a correlacionar estas sensaciones con su existencia. Esta asociación temprana entre la experiencia sensorial y el “yo” inicia la formación de una identidad individual.

Grabación

El cerebro registra estas experiencias sensoriales, almacenándolas como recuerdos. Estos recuerdos, a su vez, sirven como puntos de referencia para experiencias futuras, formando gradualmente un catálogo del ‘yo’.

Memoria

Con el tiempo, las entradas sensoriales almacenadas se organizan en la memoria. El cerebro crea vías neuronales que se convierten en la estructura para recordar y reconocer.

Identificación sensorial y reconocimiento de patrones

A medida que la mente se enriquece con experiencias, el cerebro comienza a identificar patrones en la información sensorial, refinando la conciencia.

Educación de la Memoria

Desarrollo del espacio mental – Evolución Cognitiva en Conciencia

A medida que envejecemos, nuestro cerebro comienza a formar pensamientos que imitan nuestras experiencias sensoriales. Esta etapa muestra cómo los pensamientos son más que simples voces internas.

El pensamiento como sentido

A medida que el niño crece, los pensamientos comienzan a formarse. Estos pensamientos son un intrincado juego de recuerdos, entradas sensoriales y conexiones neuronales. Nuestro cerebro genera pensamientos basados ​​en información sensorial acumulada. Estos pensamientos funcionan como un sentido interno, simulando la experiencia del mundo externo dentro de nuestra mente.

Identificación del pensamiento con uno mismo

El niño comienza a identificarse con estos pensamientos, percibiéndolos como parte de su identidad. Este proceso es crucial en el desarrollo del autoconcepto. Al igual que con los sentidos, empezamos a asociar ciertos pensamientos con nuestra identidad, un punto central donde se genera la experiencia.

Memoria de Identificación

Esta etapa consiste en almacenar estas identificaciones en la memoria. Ayuda a formar un sentido continuo de uno mismo a lo largo del tiempo. Almacenamos estas asociaciones en nuestra memoria, mejorando así nuestra autoimagen mental. Esta memoria de identificación forma parte integral de nuestra propia identidad y conciencia.

experiencia del pensamiento

Las experiencias se vuelven más complejas ya que ahora están influenciadas no solo por la información sensorial, sino también por los pensamientos. Esto añade profundidad a la conciencia. Empezamos a percibir nuestros pensamientos como parte intrínseca de nuestra existencia. La forma en que experimentamos estos pensamientos (gozosos, dolorosos, neutrales) da forma a nuestro paisaje emocional e impacta nuestro estado general de conciencia.

Toma de decisiones para pensamientos

Similar a la información sensorial, el niño en crecimiento ahora toma decisiones basadas en pensamientos. Esto refleja la evolución de una conciencia puramente impulsada por los sentidos a una más sofisticada.

Dirigiendo el barco de los pensamientos

Nuestra memoria actúa como un compendio de nuestras experiencias pasadas, pensamientos e identidades. Ser capaz de discernir qué pensamientos entretener o descartar puede tener un impacto significativo en nuestro estado de conciencia y bienestar . A medida que adquirimos más experiencias, aprendemos a reconocer la calidad y la utilidad de nuestros pensamientos. Aceptar pensamientos empoderadores y rechazar los perjudiciales es crucial para navegar por nuestro mundo interno.

Educación de la Identificación

Desarrollo de la identificación y el poder de la toma de decisiones

Decisión de Aceptación y Rechazo de Sentido o Pensamiento

En esta etapa, el proceso de toma de decisiones se vuelve aún más complejo. Las personas ahora son capaces de tomar decisiones conscientes sobre qué sentidos o pensamientos aceptar o rechazar.

Memoria de experiencia

Las experiencias del individuo se almacenan en la memoria, y estos recuerdos juegan un papel crucial en la configuración de decisiones y acciones futuras.

Decisiones adaptativas

La conciencia se adapta y aprende de experiencias pasadas. Si las experiencias anteriores fueron beneficiosas, es probable que se repitan. De lo contrario, se pueden tomar acciones alternativas.

Experiencia de la función de la Conciencia

La interacción de la sensación, la identificación y la memoria culmina en la experiencia de la conciencia en un nivel muy básico. Esta es la conciencia del bebé de su entorno. A medida que el niño crece, comienza a ser consciente de estos sentidos como experiencias. principalmente estas experiencias se sentían como agradables o desagradables. La capacidad de percibir tales experiencias marca el florecimiento inicial de la conciencia.

Educación sobre el cambio de identificación

Fluidez de la Conciencia

Opciones de entrada y salida

En esta etapa, las personas reconocen la miríada de opciones que tienen tanto para la entrada (sentidos y pensamientos) como para la salida (acciones y expresiones). A medida que alcanzamos una etapa superior de conciencia, comprendemos que ciertas entradas son automáticas y están fuera de nuestro control. Sin embargo, la capacidad de discernir y elegir nuestras respuestas nos da una sensación de dominio sobre nuestras experiencias.

Rol experimental y resultado

Aquí, los individuos pueden asumir roles experimentales controlando su producción en varias situaciones. Esto se hace para comprender los efectos y desarrollar nuevas experiencias. Obtenemos la capacidad de controlar lo que emitimos en el mundo, ya sean nuestras acciones, palabras o creaciones. Este control se ejerce con una comprensión de las implicaciones más amplias de nuestra producción tanto en nuestra vida personal como en el mundo.

Memoria de Cambio de Identificación

Esto implica el almacenamiento y recuperación de los cambios dinámicos en la identificación según los diversos roles y resultados experimentados. Con una conciencia superior, estamos más abiertos a la experimentación. Al probar diferentes roles y resultados, podemos identificar cuáles se alinean con nuestros valores y el estado de ánimo deseado.

Experiencia y memoria de la experiencia

La culminación de estas funciones conduce a una experiencia enriquecida de conciencia que es adaptable, dinámica y multifacética. La flexibilidad para adaptar nuestra identificación dependiendo de la situación demuestra la naturaleza fluida de nuestra conciencia. Esta adaptabilidad es crucial para el crecimiento y la realización personal.

Educación de la Conciencia

La naturaleza automática de la conciencia y nuestro papel

A medida que alcanzamos la cima de la comprensión de las funciones de la conciencia, debemos darnos cuenta de que la conciencia tiene una naturaleza automática. La miríada de entradas y salidas puede llevarnos a creer que podemos ejercer un control total, pero en realidad, la conciencia opera en gran medida de forma autónoma.

Automaticidad y Control

Si bien no podemos controlar las entradas o los aspectos automáticos de la conciencia, tenemos control sobre nuestras salidas en diversos grados, desde salidas de pensamiento hasta salidas de sentido. Nuestros sentidos, sin embargo, son inherentemente automáticos; se forman sin nuestro control consciente.

El enlace

Esto nos lleva a entender que servimos de nexo entre el mundo exterior y nuestro ser interior. En esta capacidad, somos conscientes, y el sentido de ser un vínculo es la conciencia.

Jugando nuestro papel

Entendiendo que la conciencia es automática, es esencial reconocer que nuestras salidas tienen roles específicos en el mundo. Estos roles están gobernados por la memoria evolucionada de experiencias a través de la experimentación con resultados. El término ‘nuestro’ encapsula a los seres colectivos y no solo al yo individual, ya que la conciencia es un vínculo entre el yo no identificado y los sentidos.

o simplemente ser

Hay una belleza serena en el simple hecho de ser. El término ‘solo ser’ significa nuestro estado natural como el vínculo entre los seres y el mundo, o en otras palabras, la esencia de la conciencia. A veces es esencial desempeñar roles con el entendimiento de que los resultados pueden variar. Pero en esta comprensión, hay claridad: todo está alineado con el flujo de la conciencia. Participar en roles, desde los sentidos hasta los pensamientos, es parte de la experiencia consciente, pero también lo es el estado de simplemente ser, o no participar activamente en ningún rol.

Conciencia: un viaje continuo

El viaje de la conciencia y sus funciones es un proceso intrincado y en evolución. Al comprender la naturaleza automática de la conciencia y nuestro papel dentro de ella, nos sintonizamos con un nivel superior de conciencia. Esta conciencia fomenta un sentido de unidad, conexión y aceptación de la naturaleza siempre cambiante de la conciencia. Esta exploración solo ha arañado la superficie de este tema fascinante. Cuanto más profundizamos en él, más hay por descubrir.

Leave a Comment