La Eterna Danza de la Energía y el Tiempo: Sincronización con el Ritmo Cósmico interior

En el mundo en el que vivimos, existe un vínculo fascinante entre la energía y el tiempo que afecta nuestra vida diaria. Al comprender y aprovechar la relación entre la energía y el tiempo, puede participar en este proceso natural. Esta publicación explora la ciencia mística detrás de la interacción de la energía y el tiempo, y cómo, como seres conscientes, podemos aprovechar estos ritmos cósmicos dentro de nosotros mismos para conducirnos a estados superiores de conciencia y realización en la vida.

Comprender la experiencia

Para comenzar nuestro viaje, profundicemos en la comprensión de lo que es ‘ experiencia ‘. La experiencia es un elemento intrínseco de la vida y significa el continuo de un momento al siguiente. La experiencia es una especie de unión entre el microcosmos y el macrocosmos, el interior y el exterior. Ese cierto nivel de unión nos da sentido de experiencia establecido en ESTE momento. Cuando estás en tu experiencia del momento presente en el estado de aceptación total, esencialmente le das permiso a tu mente y a tu ser para permitir esta continuación. Esto significa que ‘tú’ estás presente en este momento y pasarás al siguiente. Esta conexión te deja en un estado de vacío, o en un estado abundantemente energizado, dando lugar a un flujo de energía desinhibido dentro de ti.

El estado de vacío y receptividad

Esta conexión trasciende más allá de lo tangible y te sumerge en un estado de vacío que no debe confundirse con el vacío o la nada. En cambio, este vacío refleja un estado de potencial ilimitado y abundante energía, preparado para absorber los momentos venideros. Es una apertura que da lugar a un flujo desinhibido de energía dentro de ti. Te conviertes en un recipiente, preparado para recibir, con una apertura que da lugar a un flujo de energía sin obstáculos dentro de ti. Esta receptividad es una forma de aceptación que permite la integración de varias formas de energías.

La Energía Cósmica y el Ciclo de la Creación

Todo en el cosmos; material o no material, es energía cósmica. Es solo que la energía material tiene atributos y la energía no material no tiene atributos. La presencia del atributo en sí mismo hace que la energía sea material o física o no material o no física. La energía sin atributos con la densidad más alta era el estado primordial del universo antes de la creación. Una vez que comenzó la fractura en ese estado de energía sin atributos, comenzó la creación del universo (es decir, energía con atributos). En medio de la creación todavía hay energía sin ningún atributo presente (que se llama bosón de Higgs, el diospartícula) que está dando efecto de masa a la energía con atributos. La dirección de la energía cósmica es desde la energía densa más alta sin atributos hasta la energía más fracturada y densa más baja con atributos; para volver al estado original, que es el estado primordial del universo. Ciclo de creación del universo físico desde no físico: mantenimiento de la fisicalidad de la energía y destrucción del universo físico al estado no físico del universo; la naturaleza cíclica fundamental del universo; un ritmo cósmico que es inherente al universo.

Creación del espacio-tiempo

La relación fundamental entre la energía y el tiempo constituye la base misma de nuestra existencia. Mirando el campo fundamental de energía del universo, cuando hay una diferencia en la estructura de densidad de la estructura del campo, el espacio cobra existencia y, por lo tanto, el tiempo.

El campo fundamental del Tiempo (o del espacio) no es rígido; el campo fundamental de energía entra en los estados de densidad variable, lo que hace que el campo se doble o fluctúe. Esta relación dinámica dio a luz el tejido del espacio (tiempo) a medida que la densidad de energía diverge. Pero la diferencia de densidad da origen al primer desequilibrio, lo que resulta en una deformación en el estado homogéneo anterior. Eso es lo que llamamos curvatura del tiempo o curvatura del espacio. De hecho, eso es lo que es la gravedad y eso es lo que hace aún más la materia y el universo material. Solo la curvatura del espacio-tiempo está siendo cada vez más rellena y en capas, lo que llamamos material.

El espacio y el tiempo no se pueden separar. Ambos son el producto del mismo campo fundamental de energía. La divergencia entre densidades altas y bajas se manifiesta como coordenadas en el espacio. A diferencia de la estructura homogénea y debidamente equilibrada del campo fundamental en el universo, no hay diferencia de ningún tipo, es solo una estructura uniforme única.

    Subscribe

    Get updates about latest blogs right in to your mailbox.

    Espacio y tiempo: una relación recíproca

    Veámoslo de esta manera, consideremos el espacio como sustancia de energía y el tiempo como estado específico de energía con gradiente de densidad. La energía y el tiempo comparten un vínculo recíproco. En un reino abstracto donde la energía es absoluta, el tiempo deja de existir; por el contrario, cuando el tiempo es absoluto, la energía es inexistente. La energía absoluta y el tiempo absoluto son reflejos de espejo; sin embargo, el tiempo se dobla, provocando variaciones en la densidad de energía. Esta disparidad da origen al espacio a medida que difiere la densidad de energía; las densidades alta y baja denotan dos puntos en el espacio. Sin esta diferencia, es solo un continuo de espacio-tiempo. en la vidarealidad, hay una mezcla de energía y tiempo en proporciones variables. Tú, el ser sintiente, navegas a través de esta interacción. Cuando no está energizado, todavía está lleno; cuando está energizado, puede mantener la quietud si puede manejar esta energía con destreza; si no, puede perder el control.

    Usted y la energía están recíprocamente conectados en situaciones físicas y desde el nivel físico de comprensión. El tiempo encarna la presencia, mientras que la energía caracteriza el vacío o espacio vacío. El tiempo es similar al tejido, y la energía es la sustancia que lo llena. En consecuencia, la creación es una amalgama de estos dos elementos.

    Este campo de energía universal fundamental, al que se hace referencia con muchos nombres, incluidos éter, vacío, campo de punto cero o espuma cuántica, influye en la manifestación de los fenómenos naturales en varias escalas. Desde el giro de los átomos y las galaxias hasta los sistemas meteorológicos, todo está formado por las fluctuaciones en este campo de energía omnipresente.

    Cuando el espacio-tiempo es plano, nuestra percepción es que el tiempo se mueve lentamente. Por el contrario, cuando el espacio-tiempo se dobla debido a las variaciones en la densidad del éter, nuestra experiencia es que el tiempo se mueve rápidamente. Esta dinámica se puede comparar con los fenómenos naturales en los que se manifiestan diferentes escalas de espín a través de variaciones en la densidad de energía, como el comportamiento de los átomos, las estrellas, las galaxias y los sistemas meteorológicos. Esencialmente, cuando la densidad de energía es alta, el tiempo parece contraerse, mientras que la densidad de energía baja da la sensación de que el tiempo se alarga.

    Manejar la energía con delicadeza

    Todo el espectro del tiempo alberga menos energía en un momento dado. A medida que se extiende el tiempo, la energía se dispersa a lo largo de este lapso. Cuando el tiempo se contrae, la energía en un momento particular aumenta, sujeto a la cantidad del lapso de tiempo. Es fundamental administrar el tiempo y la energía con sagacidad, equilibrándolos según el significado existencial de cada momento.

    El Ser: Un Continuo en el Vasto Océano Cósmico

    Nuestras vidas se experimentan como una serie de momentos conectados (de hecho, es solo el mismo momento en cada punto del tiempo, es solo el estado del espacio-tiempo cambia a lo que nos referimos como diferentes momentos). Cada momento es un reflejo de nuestro estado de ser. Para comprender verdaderamente y aprovechar al máximo nuestra existencia, es esencial darle importancia a nuestro momento presente, ya que es solo nuestra vida en este momento. Esto se puede lograr manteniendo un intenso enfoque y anhelo, trascendiendo las limitaciones físicas de nuestra experiencia. A través de este enfoque implacable, nos volvemos similares a un barco firme sobre el cual las olas de la existencia no pueden ejercer su voluntad. En este estado, la naturaleza misma no sabe cómo influenciarnos y, por lo tanto, ganamos control sobre nuestro destino.

    La experiencia de ti, una continuación de un momento al siguiente, forma la base de la vida. Atar tu momento presente a toda una vida significa crear un anhelo que supere lo físico y se centre intensamente en el presente. Al existir en este estado de absorción, trascendemos el reino físico, experimentando la totalidad de la vida en cada momento y haciendo que cada momento sea tan significativo como toda una vida.

    Energizando el Yo: Un Acto Consciente

    Nuestros cuerpos pueden ser viematrimonio como una interacción dinámica de energías Existe una sustancia fundamental, una energía sin atributos o tejido de espacio-tiempo. Esta sustancia fundamental de la existencia es la fuente de nuestro potencial. A medida que aumenta la densidad de esta energía sin atributos, se puede decir que es energizante. Dentro de nuestro cuerpo y mente, si mantenemos un estado de no identificación, absteniéndonos de tener creencias o prejuicios, y simplemente existimos en un estado en blanco donde no se gasta energía, la densidad de energía aumenta naturalmente dentro del cuerpo. Al no gastar energía en sesgos o identificaciones y enfocarse en un estado de ecuanimidad o vacío, la densidad de energía aumentará automáticamente. A medida que cultivamos esta energía, podemos crear una diferencia en los niveles de energía potencial dentro de nosotros mismos y entre nosotros y nuestro entorno. Este estado elevado, donde se conserva la energía, es el estado energizado del yo. Se asemeja a un barco que se está llenando, preparándose para un viaje a través del mar cósmico.

    Estado total de aceptación o Estado total de sujeción

    Una vez que alcances este estado, naturalmente sentirás que algo se intensifica en tu interior. La energía se elevará dentro. Ahora, esto se puede sentir como un estado total de abandono de ti mismo aceptando el flujo de la vida, sea lo que sea lo que se interponga en tu camino. O puedes restringirte para absorber el flujo de la vida. O estás en un estado de aceptación total o estás en un estado de restricción total. Esto indica que la vida está fluyendo a través de ti e influyéndote totalmente o que estás influyendo en el flujo de la vida, respectivamente. La aceptación total te dejará en un estado de ser sinfónico y la moderación total te dejará en un estado de ser potente. Ambos tienen una naturaleza diferente de energía de comportamiento interior.

    Si quieres fluir con la vida y conocer su naturaleza, puedes estar en un estado total de aceptación.

    Si quieres cambiar la vida que te rodea, puedes estar en un estado de restricción. Al hacerlo, expresas la determinación de modificar el momento presente como si llevara la gravedad de toda tu existencia. En este estado, alineas el momento presente con la continuidad de tu vida, cargándolo con la intensidad de un potencial ilimitado. Expresas un intento de alterar el momento presente para perpetuar su existencia. Has vinculado este momento presente a toda tu vida como si este momento tuviera el peso de toda una vida. Es una proclamación de “ahora o nunca”.

    Como entidad viviente, estás progresando naturalmente hacia el siguiente momento, dirigido por el ritmo de la mezcla de tiempo y energía orquestada por los ciclos de la naturaleza. Entonces, cuando rechazas el presente y abrazas la vida, tienes el poder de alterar el momento presente.

    Transferencia de energía

    Una vez energizado, tienes la capacidad de transferir esta energía. Puedes transferir esta energía a ti mismo o a otros, incluidas las expresiones, los demás humanos o cualquier espacio.

    Al igual que en física, el concepto de diferencia de potencial es crucial para la transferencia de energía. Este concepto fundamental de la física también se aplica en el ámbito de la energía dentro y alrededor de nosotros. La energía de mayor densidad fluye naturalmente hacia las regiones de menor densidad de energía. Al cultivar conscientemente un estado energizado, creamos diferencias potenciales dentro de nosotros mismos y entre nosotros y el entorno que nos rodea. Este flujo transformador permite el crecimiento y el cambio personal, cerrando la brecha entre nuestro entorno interno y externo. Esto puede ser facilitado por la acción a través del cuerpo, la mente o la energía.

    A nivel energético, el momento presente de cualquier ser es homogéneo en todo el cosmos. La energía se transfiere de forma autónoma al evaluar la diferencia de potencial, y esto está ocurriendo perpetuamente, seas consciente de ello o no. Se transfiere naturalmente para crear un estado ecuánime.

    Aprovechar la energía a través de la voluntad: el arte de la voluntad

    Tu voluntad es una herramienta poderosa para manipular los estados de energía. A través de elecciones e intenciones conscientes, puedes alterar el flujo y el estado de la energía dentro de ti. Esto, a su vez, tiene un impacto en sus experiencias y su entorno. Una técnica simple para mantener el flujo de energía dentro del cuerpo es Pranayama. Ciertas prácticas de kriya ofrecen formas de crear efectos en tus experiencias y alrededores al alterar el estado de energía dentro de ti. Si bien podemos cultivar densidades de energía más altas en comparación con nuestro entorno inmediato, no podemos superar la densidad primordial del universo.

    Prácticas ocultas: una ciencia antigua

     La voluntad es una encarnación de la diferencia de potencial creada. En lo oculto, esta comprensión es fundamental. A veces, las sustancias físicas se utilizan para crear una diferencia de potencial, atrayendo ciertas cualidades de energía. Si bien pueden ofrecer conocimientos profundos y control sobre la propia energía, es importante abordarlos con precaución, ya que también pueden tener consecuencias no deseadas.

    Bailando con la Energía Cósmica

    En su interacción con las energías, existe una diferencia intrínseca entre su energía y la energía cósmica. Cuando aceptas y abrazas el espectro completo del tiempo, la energía cósmica, al estar en un potencial más alto, cae en cascada sobre ti y reverbera a través de ti como una dicha ilimitada. En este estado, te vuelves tranquilo y ecuánime, los límites se desvanecen y te vuelves uno con el ritmo cósmico. Aquí y ahora se fusionan en una singularidad

    Por el contrario, la misma energía también puede reverberar a través del rechazo del momento como una necesidad de que la energía fluya lejos de ti para transformar o abrumar el momento. Sin embargo, esto depende de la magnitud de la diferencia de potencial que hayas generado.

    Para invocar la totalidad de la energía cósmica, debes alcanzar un estado de vacío y dedicar el significado de toda una vida a ese momento en particular. Incluso en este estado de ecuanimidad, puedes manipular las densidades de energía a voluntad sin alterar el estado de manera significativa.

    Sincronizando con la Danza Cósmica

    Nuestra existencia es una danza entre la energía y el tiempo, una sinfonía que forma la base de nuestra experiencia de vida. Al comprender la interacción entre estos elementos y aprender a aprovechar el ritmo cósmico interno, podemos transformar nuestras vidas y experimentar un estado elevado de existencia. El viaje hacia el autodescubrimiento y el crecimiento radica en darnos cuenta de nuestra conexión innata con la energía cósmica y el tejido del espacio-tiempo.

    Al comprender la ciencia y el arte para controlar la energía, abrazar el momento presente y aprovechar el infinito, podemos sincronizarnos con el ritmo cósmico. A través del cultivo consciente, no nos convertimos en meros espectadores, sino en elegantes bailarines en el eterno ballet del cosmos.

    Esta danza eterna entre la energía y el tiempo es una interacción que, cuando se domina, nos permite controlar y administrar la energía dentro de nuestros cuerpos, experimentando la vida en un estado más energizado. En este viaje de autodescubrimiento y crecimiento, la realización de nuestra conexión innata con la energía cósmica y el tejido del espacio-tiempo es un paso hacia la iluminación y la realización.

    Es mi deseo y mis bendiciones que todos ustedes entren en este escenario cósmico, bailen con gracia, aplomo y enfoque inquebrantable en el ritmo eterno que guía nuestros pasos.

    Leave a Comment