Fabricación de la realidad - Fabricación de la vida

En el vasto cosmos de la existencia, la realidad se percibe de dos formas distintas:

  1. La realidad observada: lo que presenciamos.
  2. La realidad observadora: quién está asimilando la mirada .

Los aspectos duales de la realidad: una unión que crea vida

La fusión de estos dos aspectos de la realidad crea el enigma que llamamos Vida . Tú, como individuo, eres el espectador del mundo, y el mundo que percibes está diseñado únicamente para ti. Cada niño, niña, animal, árbol y partícula del universo existe en un estado de fervor por ti. Su papel, a su vez, es comprometerse con ellos en una danza armoniosa que llamamos vida. En este gran esquema de existencia, eres el maestro tejedor, el creador.

    Subscribe

    Get updates about latest blogs right in to your mailbox.

    Aceptar su papel: convertirse en un catalizador de la realidad

    No eres un hecho aleatorio en el cosmos. En cambio, representas la realidad misma. Con este entendimiento, la compulsión de crear más, de mejorar tu influencia, se convierte en tu instinto natural; este instinto se asemeja a un baile. Bailar, en este contexto, representa el proceso continuo y vibrante de la vida. Se te ha concedido la oportunidad de realizar esta danza, de influir y dar forma a la realidad que te rodea.

    Una gran actuación: bailando con la vida

    La participación en la danza de la vida implica comprometerse activamente con su realidad, formar conexiones e influir en los resultados. Es un viaje convincente que requiere pasión, creatividad y resiliencia. El mundo que te rodea es tu escenario, repleto de multitud de personajes y elementos deseosos de sincronizarse con tu ritmo.

    Tu perspectiva y acciones únicas forman una poderosa combinación que influye en tu realidad, creando una extraordinaria danza de la vida que evoluciona con cada latido. Por lo tanto, dé un paso adelante, acepte su papel y recuerde que no es simplemente un participante en esta gran actuación de la vida, sino el coreógrafo de su baile único.

    Leave a Comment